La endodoncia (o tratamiento de conductos) es el procedimiento por el cual se elimina la pulpa infectada y se obturan tridimensionalmente los conductos radiculares. 

Está indicada en dientes que han sufrido un traumatismo, caries profundas, infecciones, obturaciones profundas donde el diente no se recupera, dolor intenso a estímulos de termperatura o pérdida de la vitalidad pulpar.

Después de unos días de haber realizado la endodoncia se reconstruye la pieza dental.

El objetivo de la endodoncia, además de eliminar el dolor, es conservar el diente en boca para que pueda continuar cumpliendo su función masticatoria i estética sin que tenga que ser sustituido por un implante.